FRONTERA.INFO - JUEGOS DE PODER
COLUMNAS
JUEGOS DE PODER
Dos malas noticias económicas

El sábado, el presidente Trump anunció que, en breve, invocará el artículo 2205 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para sacar a su país de este acuerdo comercial. “Nos deshacemos del TLCAN. Ha sido un desastre para Estados Unidos. Nos causó enormes cantidades de desempleo, pérdidas y pérdidas en empresas y más”, remató. De esta forma, Trump está anunciando que su primera pelea con la Cámara de Representantes que, a partir de enero controlarán los demócratas, será por el nuevo acuerdo que recién había firmado el viernes en Buenos Aires con México y Canadá: el llamado “T-MEC”.
Trump le está doblando las apuestas a los demócratas para forzar que éstos aprueben rápido el T-MEC ya negociado por Trump. En cuanto el Presidente de EEUU invoque el 2205, el TLCAN tendrá una vigencia de seis meses. Durante ese periodo, las dos cámaras del Congreso estadounidense deberán aprobar o rechazar el T-MEC que lo sustituirá.
Como suele suceder en estos casos, ya muchos representantes demócratas están exigiendo renegociar ciertos aspectos del T-MEC. A cambio de su voto, exigirán todo tipo de arreglos, desde cosas que nada tienen que ver con el comercio entre las tres naciones, hasta modificaciones en ciertas cláusulas del Tratado negociado.
Fiel a su estilo negociador, Trump está mandando el mensaje a los representantes demócratas: o aprueban mi tratado o nos quedamos sin tratado. La pregunta es cómo reaccionarán los demócratas. ¿Le darán una victoria a Trump aprobando el T-MEC o, a un alto costo para la economía estadounidense, lo rechazarán?
Espero impere la sensatez en el Congreso del país vecino pero, en honor a la verdad, cada vez hay menos de esta cualidad en la política de EEUU. La realidad es que Trump lleva las de ganar. Si los demócratas aprueban el T-MEC, muy orondo presumirá que canceló el TLCAN y sacó un nuevo tratado con mayores ventajas para su país. Si, en cambio, los demócratas rechazan el T-MEC, pues ya no habrá acuerdo de libre comercio entre los tres países, algo que prometió Trump durante su campaña presidencial. En 2020, cuando vaya a la reelección, argumentará que él quiso arreglar el tema, los demócratas no lo dejaron y la consecuencia es que se terminó el peor tratado de la historia de la humanidad, es decir, el TLCAN.
Todo esto va a generar una mayor incertidumbre para la economía mexicana. Máxime cuando está llegando un nuevo gobierno que no va a tener la misma capacidad negociadora en materia comercial porque a parte del equipo negociador, uno de los mejores del mundo, lo despidieron y otra parte se fue a trabajar al sector privado en vista de la disminución de los salarios de los mandos medios y altos del gobierno federal.
La segunda mala noticia apareció ayer en una nota de Bloomberg. Un grupo de tenedores de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México que se construiría en Texcoco –que dicen contar con la mitad de los bonos en cuestión y, por tanto, con la capacidad de detener cualquier tipo de arreglo– rechazó la oferta del gobierno de López Obrador de recomprar mil 800 millones de dólares de los seis mil millones de bonos originalmente colocados.
Según la nota en cuestión, a los inversionistas no les gusta la idea de que les cambien las condiciones contractuales de los bonos que, antes, estaban asegurados por el flujo de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) del aeropuerto actual Benito Juárez y del que eventualmente se construiría en Texcoco; ahora le están ofreciendo que el flujo sólo sea el de Benito Juárez ampliado. Los tenedores de bonos quieren negociar y conseguir un mejor trato con el gobierno mexicano. Esto, en buen español, significa que van a tratar de sacar más dinero por la tontería de haber cancelado el NAIM de Texcoco.
Vamos a ver en qué termina este primer capítulo de la larga odisea de ejecutar una de las peores decisiones económicas de la historia de México. Por lo pronto, esto también genera incertidumbre y, por tanto, volatilidad. Además, los nuevos funcionarios de Hacienda, en lugar de estar concentrados en terminar un Presupuesto sólido y creíble para el 2019, pues andan trabajando para minimizar los costos de la cancelación del NAIM en Texcoco. Todo para mandar el mensaje de que en México el poder político ahora estará por encima del poder económico. Los tenedores de bonos del aeropuerto no quedaron muy convencidos de eso.

*- El autor es analista político/profesor investigador
del Centro de Investigación y Docencia Económicas
(CIDE).

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.