FRONTERA.INFO - BACATETE
COLUMNAS
BACATETE
Productividad y política fiscal, reto para la frontera

En el ámbito de la Economía, el concepto de productividad se ha considerado la panacea para el crecimiento económico, así se plantea en la teoría económica desarrollada a partir de los aportes que a mediados del siglo XX hizo Robert Solow, mismas aportaciones que le hicieron merecedor del Premio Nobel en Economía en 1987. Si bien es cierto que el concepto de productividad explica el crecimiento económico, no menos cierto es que dicho concepto solo es un indicador que mide el esfuerzo de la innovación, sea esta tecnológica y/o de organización y que con ello se permite, dada la definición de productividad, hacer más con menos.

El indicador de la productividad de la economía se integra por tres fuentes, siendo la primera la productividad financiera; en segundo lugar, la productividad derivada del trabajo, entendida como la productividad que se logra en la medida del conocimiento, capacitación, habilidades, destrezas y demás que aporta el trabajo, y la tercera, la productividad de los factores, que es aquella productividad que se obtiene de externalidades como organización, logística, tecnificación, informática, etc., que inciden en la eficiencia y eficacia del proceso, y que agrupadas las tres fuentes de productividad, cuando su resultado es positivo este se observa como una mejora en la cantidad en el nivel de producción a un menor costo.

Por cuanto a la política fiscal, su función, además de recaudar los ingresos necesarios para financiar el gasto público, a través de este último procura una distribución equitativa del ingreso, aparte de ser al mismo tiempo un agente impulsor para estimular y/o inhibir el crecimiento económico de forma indirecta, siendo sus principales instrumentos para el efecto el establecimiento de impuestos (que pueden ser para gravar tanto el consumo como los ingresos), productos, derechos y aprovechamientos, siendo los impuestos los que inciden directamente en el objetivo de la distribución de la riqueza.

Es tema, el de la productividad, ha sido frecuentemente utilizado como bandera o propuesta de los diferentes gobiernos y agencias económicas, de cualquier signo o inclinación ideológica, pero poco se ha hecho institucionalmente para lograrlo, o bien lo que se ha hecho en este sentido no ha tenido los resultados que esperados debido a la ausencia de la articulación entre las tareas que inducen a los mejora en los procesos y a la formación de capital humano en conexión con el avance de las nuevas tecnologías.

Ha prevalecido en este renglón, como muchos otros temas de la política económica, la visión de corto plazo. Y no excluyo de esta visión de corto plazo a los capitales privados, que se han orientado más en los beneficios inmediatos y se ha abandonado la sustentabilidad de un esquema productivo que nos dé solidez y eficiencia en el largo plazo.

Insisto y saco a colación el tema ya que en el escenario actual, de la llegada de una nueva administración federal, con el propósito de darle mayor competitividad a la región económica de la frontera se han anunciado algunas medidas de política fiscal que han despertado mucha expectativa sobre todo en la región fronteriza del Norte de México, con la reducción a la tasa del IVA al 8% y la reducción del ISR al 20%, se presentan como grandes ventajas. Con ello se pretende arraigar las inversiones existentes en el área de la industria manufacturera de exportación que a la fecha representan en la frontera el 85% del total nacional.

Si estas acciones, no vienen acompañadas con programas de política pública y acciones que involucren a los demás actores económicos que fomenten la productividad, los beneficios de estas medidas no serán lo suficientemente efectivas para fomentar el desarrollo económico de la zona. Para lograr darle solidez y sustentabilidad en el largo plazo, es importante que se impulse la investigación y formación de recurso humano, mediante programas bien articulados y vinculados con las actividades productivas y que el apoyo a la ciencia y tecnología, permita innovación en estas áreas y mejoras en su aplicación en beneficio de la productividad. Logrando esto, podremos reconvertir el desarrollo económico de la frontera y del país.

En esta coyuntura de desarrollo tecnológico acelerado, es oportuno hacer los esfuerzos para los beneficios de este progreso sean en favor del desarrollo de la sociedad, como fronterizos tenemos un gran reto, afrontémoslo con responsabilidad.

* El autor es economista de profesión, fue presidente del Colegio Estatal

de Economistas y vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.