Ir Arriba

Inicio

Abuelitos... ¡a empacar!

Abuelitos... ¡a empacar!

Abuelitos... ¡a empacar!
“Para los destinos de playa las temporadas altas son verano, Navidad y Semana Santa. Si viajan fuera de esas fechas pueden obtener entre 30 y 50 por ciento de descuento”, aconseja Valles. Foto: Agencias
Por: |
CIUDAD DE MÉXICO(Agencia Reforma)
Deleitarse con la cultura y las tradiciones de otros estados de la República, así como descubrir los lugares que soñaron conocer puede revitalizar a los adultos mayores.

Si un obstáculo para hacerlo es padecer alguna enfermedad o estar limitados en la movilidad, deben saber que, tomando las previsiones necesarias, no hay nada que les impida entregarse a la aventura.

Los viajes, afirma Héctor Valles, director de Turissste, inyectan energía.

“La oportunidad de viajar, de tener esparcimiento, de descubrir lugares nuevos, los vitaliza. Para mí, lo más importante es que los viajes son una experiencia tan rica que contribuye a renovar las ganas de vivir”, señala.

Una vez decididos, lo primero que hay que hacer es establecer el número de días del viaje y el destino: playa, pueblo mágico, zona arqueológica, reserva natural, ciudad... y considerar las fechas, pues la temporada baja ofrece oportunidades al bolsillo.

“Para los destinos de playa las temporadas altas son verano, Navidad y Semana Santa. Si viajan fuera de esas fechas pueden obtener entre 30 y 50 por ciento de descuento”, aconseja Valles.

Por su parte, Bernardo Sánchez, geriatra del Hospital Ángeles, destaca que las enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes o EPOC, por ejemplo) no son un impedimento para viajar, siempre y cuando la persona tome sus medicamentos sin falta.

Aconseja ordenar la medicación por día en pastilleros y llevar una receta, por si deben comprar algún fármaco en otro lugar.

Para quienes padecen hipertensión es recomendable llevar un tensiómetro para poder medir la presión, y en el caso de personas con diabetes no deben olvidarse del glucómetro. En cuanto a la insulina, Sánchez afirma que ya no es necesario transportarla en hieleras.

“Las insulinas modernas, que usa la mayoría de los pacientes, se pueden llevar por entre 5 y 10 horas en el equipaje de mano”, explica.

Para cualquier viajero nunca está de más llevar un botiquín, pero en el caso de los adultos mayores esto es doblemente recomendable.

Uno básico debe incluir fármacos para el dolor de cabeza, gastritis, diarrea, indigestión o mareo; los hay de varias marcas comerciales que se venden sin receta.

Viajeros precavidos

Algunas recomendaciones antes de salir de casa:

Asegúrese de que el transporte, el hotel y los lugares que visita tengan facilidades de acceso si usa bastón, andadera o silla de ruedas.

Si tiene enfermedad pulmonar y desea viajar a un lugar con una altitud distinta al sitio de residencia, consulte al médico si puede hacerlo.

Investigue los teléfonos de su seguro para solicitar atención médica si llegara a necesitarla y ubique un hospital al que pueda acudir en caso de emergencia.

Lleve todos los medicamentos que toma según los días de viaje, y algunos extra.

Si necesita auxiliares para el oído o lentes, empáquelos primero para no olvidarlos.

No compre alimentos o frutas en la calle y de preferencia tome agua embotellada.

Protéjase de mosquitos y del sol. Use sombrero y ropa de algodón.
TÓPICOS: ACTIVA, ABUELOS, VIAJES

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.