Celebran boda al pie del muro

Celebran boda al pie del muro

TENDENCIAS:

Celebran boda al pie del muro

Celebran boda al pie del muro
Bryan cumplió con su promesa realizada en julio del año pasado de ponerle el anillo de bodas a Evelia. Foto: Jesús Bustamante
Por: |
TIJUANA, Baja California(GH)
La puerta del Parque Binacional de La Amistad, que separa a México de Estados Unidos en Playas de Tijuana, se abrió y Bryan Houston, con un traje gris, miró cómo del lado mexicano lo esperaba Evelia Reyes, con su vestido blanco de novia.

Así ayer se llegaba a una nueva etapa entre la pareja de ambos jóvenes que por tres años, desde que inició su relación en una taquería de la ciudad, han permanecido separados por el muro fronterizo.

Evelia Reyes y Bryan Houston fueron una de las 12 familias beneficiadas por la apertura temporal del Parque Binacional de La Amistad y lo aprovecharon para contraer matrimonio bajo las leyes mexicanas.

“Es un mensaje para todas las personas que no hay ningún muro que pueda detener el amor, ni nada. Hay cosas más importantes que un muro”, manifestó la novia originaria de Guerrero y residente de Tijuana.

Al finalizar la breve ceremonia la pareja se tuvo que volver a separar, Evelina regresó a México y Bryan a Estados Unidos.
Sin embargo, la joven de 27 años, cuya luna de miel está pospuesta, manifestó que pronto puedan continuar su relación con Bryan Houston en San Diego, donde actualmente reside.

El reencuentro

La apertura temporal del muro fronterizo se realizó por sexta ocasión, principalmente por iniciativa de la asociación Ángeles de la Frontera y del apoyo de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Enrique Morones, director del organismo civil, explicó que este evento se realiza en el marco del Día Internacional del Niño que se celebra cada 20 de noviembre.

Se escogen los casos más especiales y críticos, detalló, para entonces otorgarles la posibilidad de estar con sus familias completas, al menos por tres minutos.

Ese es el caso de Carmen Gil Sánchez, quien hace 27 años cruzó a Estados Unidos con su hijo para buscar una vida mejor. Allá tuvo tres hijos, sin embargo, fue deportada a México hace 12 años.

Aunque visiblemente presa de los nervios, dijo estar feliz porque al fin iba poder conocer en persona a sus nietos y abrazar a los hijos, a los que tuvo que dejar por su situación legal.

“Hoy voy a conocer a mis nietos, a dos de ellos, uno lo conocí antes de que me deportaran”, dijo la mujer sollozando.

Las demás familias contaron historias muy similares al caso de Carmen, quienes señalaron que la oportunidad de poder abrazar a sus familiares es algo que les ayudará un poco para aliviar el dolor por la separación.

El media día llegó, momento en que la puerta se abrió, los cientos de familiares, en ambos lados gritaron y aplaudieron por la alegría, también hubo medios de comunicación mexicanos y estadounidenses que asistieron.

Era imposible no percibir el amor que salía de cada abrazo, como los padres, hijos, abuelos, nietos, tíos no se querían soltar y que no les importaba que ese momento íntimo fue compartido con los demás.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados