Ir Arriba

Inicio

Mi hija se arranca el cabello y se lo come

Mi hija se arranca el cabello y se lo come

Mi hija se arranca el cabello y se lo come
Aunque sus padres pensaban que era por estrés los especialistas descubrieron que además era víctima de un trastorno.
Por: |
TIJUANA, Baja California(GH)
HISTORIA DEL PADECIMIENTO

“Karlita” es una niña de 5 años de edad, es la menor de tres hermanos, vive con sus padres y acude al preescolar.

Acudió su madre al Hospital de Salud Mental para solicitar información porque su hija se arrancaba el cabello y últimamente había descubierto que se lo estaba comiendo.

Relató la madre que desde que su hija tenía 4 años empezó a notar que “se le caía el cabello” de manera excesiva, en las mañanas cuando iba a su cama encontraba varios mechones, posteriormente al peinarla se dio cuenta que tenía áreas sin cabello, por lo que acudió con un pediatra quien le recomendó que fuera con un sicólogo, pero la madre no entendía el porqué y dijo que no se imaginaba a su hija sentada en una silla “platicando con la sicóloga”, que esos eran inventos para sacar dinero.

“Karlita” con frecuencia se agarraba el cabello y lo retorcía con sus manos, aunque nunca la habían descubierto arrancándoselo. La madre decidió cortarle el pelo muy cortito para que ya no se lo pudiera jalar, pero cuando pensó que la situación mejoraría, notó que empezó a deshilachar su cobijita y a chuparse un dedo y unas semanas previas la encontró metiéndose un pelo que estaba en el piso en la boca.

“Cuando la vi comiéndose el pelo, me preocupé mucho porque un día vi en un programa de televisión que a una persona la tuvieron que operar para sacarle una bola de cabello que tenía en el estómago, por lo que finalmente me atreví a traerla al sicólogo”, refirió la madre de la niña.

Se le explicó a la madre que inicialmente un médico especialista en siquiatría de niños y adolescentes le haría una historia clínica, lo cual aceptó y ese mismo día fue valorada por el médico quien le informó que su hija tenía datos de estrés, además de un trastorno llamado tricotilomanía, que inicialmente el tratamiento sería con terapia y en unas cuantas sesiones revaloraría si le daba un medicamento para disminuir el estrés.

ANÁLISIS DEL CASO

La tricotilomanía es la pérdida de cabello por las ganas de jalarlo hasta que se desprende. Las personas que lo padecen no pueden detener el comportamiento solo con desearlo.

No se sabe exactamente cuál es la causa, pero algunos estudios indican que puede afectar hasta 4% de la población en general y que las mujeres tienen una probabilidad mayor que los hombres de resultar afectadas.

Los síntomas generalmente comienzan antes de los 17 años y la persona podría arrancarse también el cabello de otras áreas como las cejas o las pestañas.

Los siguientes son algunos síntomas que se pueden observar:
- Apariencia desigual del cabello.
- Pérdida del cabello difusa o “en parches”.
- Obstrucción intestinal si es que las personas se comen el cabello que se arrancan.
- Retorcer o jalar constantemente el cabello.
- Negar el hecho de jalarse el cabello.
- Otros comportamientos de autoagresión.
- Sensación de tranquilidad después de arrancarse el cabello.

La mayoría de las personas con tricotilomanía también pueden tener sentimientos de tristeza o depresión, ansiedad, baja autoestima.

El médico examinará la piel, el cabello y el cuero cabelludo y podría solicitar algunos estudios si sospecha alguna otra causa que explique la pérdida del cabello, como podría ser una infección.

La tricotilomanía que comienza en niños pequeños (menores de 6 años) puede desaparecer sin tratamiento, pero para otros puede ser un trastorno de por vida. Sin embargo puede mejorar con terapia del tipo cognitivo-conductual y con medicamentos antidepresivos para disminuir la compulsión de arrancarse el cabello, además de la reducción de otros síntomas comunes como ansiedad y depresión.

Una de las complicaciones frecuentes es cuando las personas además de arrancarse el cabello se lo comen; ya que esto puede ocasionar que se obstruyan los intestinos o a una malnutrición.

No hay actualmente manera de prevenir este trastorno, por lo que es importante la detección temprana y el tratamiento oportuno. También es importante disminuir el estrés en las personas, ya que éste puede incrementar el comportamiento compulsivo.

Si cree que usted o alguien de su familia padece este trastorno, puede acudir a una valoración por médicos especialistas en siquiatría y sicólogos clínicos en el Hospital de Salud Mental de Tijuana.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.