Comer pasta sin engordar y sin culpa es posible, según algunos estudios

Comer pasta sin engordar y sin culpa es posible, según algunos estudios

TENDENCIAS:

Comer pasta sin engordar y sin culpa es posible, según algunos estudios

Comer pasta sin engordar y sin culpa es posible, según algunos estudios
Por: |
Para intentar bajar de peso, muchas personas adoptan una dieta sin carbohidratos: eliminan el pan, los granos, algunas frutas y verduras (como las bananas y las papas), la cerveza, el jugo, el azúcar, algunas legumbres y tantos otros alimentos de su día a día. Pero este enfoque está muy errado, según los expertos en el tema.

Dada la reciente fama de las dietas con bajo contenido en carbohidratos, y sus efectivos resultados a corto plazo, aunque no permanentes, muchos les temen a este tipo de alimentos.

Rhiannon Lambert, autora de Re-Nourish, A Simple Way To Eat Well, dice que es importante distinguir entre carbohidratos refinados y complejos para que la dieta sea exitosa.

Los carbohidratos son necesarios: «el cerebro necesita procesar glucosa para funcionar bien, además de que varios estudios llevados a cabo en universidades reconocidas han demostrado que el almidón resistente, encontrado en los carbohidratos, ayuda a comer menos, quemar más calorías, sentirse más enérgico y menos estresado, y reducir los niveles de colesterol», explica.

Come pasta, lo dice la ciencia

Un novedoso estudio del St. Michael’s Hospital, en Canadá, sugiere que la atención negativa que reciben los carbohidratos no es merecida, especialmente cuando se trata de la pasta, indica Informe21.

En particular, la pasta tiene un bajo índice glicémico, lo que significa que causa un menor aumento del azúcar en sangre que otros carbohidratos refinados, que sí tienen niveles altos de azúcares.

El estudio se centró en 2,500 personas que consumían pasta en lugar de otros carbohidratos, como parte de una dieta baja en azúcares. «Se comprobó que la pasta no contribuye al aumento de peso o a un aumento de la grasa corporal», dice el autor del estudio, John Sievenpiper, científico clínico para el centro de nutrición del hospital.

«De hecho, el análisis mostró una ligera pérdida de peso.» Entonces, de forma contraria a la creencia popular, la pasta podría ser parte de una dieta saludable, o de una dieta baja en azúcares.

Los participantes del estudio comían 3,3 porciones de pasta a la semana, en promedio (una porción es equivalente a media taza de pasta cocida), y perdieron aproximadamente medio kilo en 12 semanas. Claro, no es nada. Pero pudieron mantener su peso, que es lo importante.

Carbohidratos para bajar de peso


A pesar de los resultados del estudio, sí se puede adelgazar con una dieta rica en carbohidratos. ¿Cómo es esto posible?

1. Aprende a distinguir entre carbohidratos

Las papas, para Lambert, son una gran fuente de nutrientes. Con un alto contenido de fibra, son capaces de llenar mucho más de las calorías que contienen. Pero por otro lado se encuentran las papas fritas en mucho aceite, con un agregado de sal importante, y quizá una salsa con para comerlas. «Ahí sí tienes una comida con muchas calorías, que es fácil de comer en exceso», dice.

2. Controla las porciones

Para cualquier dieta, sea rica o baja en carbohidratos, es importante el control de las porciones, o engordarás de cualquier manera.

«Muchas comidas bajas en carbohidratos engordan, especialmente para la gente que tiene un historial de desórdenes alimenticios o de seguir dietas demasiado estrictas», dice la experta, ya que pueden tender a comer de más.

Es importante destacar que la grasa tiene más calorías por porción que los carbohidratos. Tomemos como ejemplo al aguacate, que, dado su alto contenido en grasas y bajo en carbohidratos, engorda en grandes cantidades, pero en la porción justa puede ayudar a mantener la saciedad, y, con ella, el peso.

3. Come según el día

Si has tenido un día estresante, o no has podido dormir mucho, vas a notar que tu cuerpo te pide carbohidratos, que tienes más ganas de comer comidas que los contengan en cantidades. Pon mucha atención a lo que comes en estos días.

Los días más sedentarios debes controlar su consumo, al contrario que los días que hagas ejercicio, donde debes aumentar la cantidad de carbohidratos que comes.

Cuando entrenas, gastas mucha energía, y necesitas carbohidratos para restituir el glucógeno de los músculos, además de reparar y construir fibras musculares.
TÓPICOS:
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados