COLUMNAS
EL ARTE DE LA GUERRA
Proyecciones económicas 2018

“El hombre se descubre cuando se mide contra un obstáculo”

Anthony Saint Exupery

La renegociación del TLC y las elecciones federales marcarán la agenda económica de México durante el 2018.

Después de un 2017 que resultó no ser tan complicado como se vislumbraba en sus inicios, la situación económica del año que está entrando dependerá de cuatros factores fundamentales: El factor Trump; la renegociación del TLC; las elecciones federales del 1 de julio del 2018, y el comportamiento del mercado interno en México como respuesta a los incrementos en las tasas de interés en EU y por consecuencia en México.

A estos factores habrá que añadirle el panorama geopolítico mundial con Corea del Norte fabricando armas nucleares y recibiendo petróleo de Rusia, la situación en el Medio Oriente por la retórica de algunos países encabezados por EU de nombrar a Jerusalén como capital de Israel, y la situación económica y política en Venezuela como foco de atención para toda América Latina.

Trump se mantendrá como factor disruptivo en el entorno geopolítico mundial y su discurso contra México, buscando el voto republicano para mantener la mayoría en el Congreso en las elecciones de noviembre en EU, y con ello impedir la posibilidad de un juicio político en su contra.

La renegociación del TLC deberá estar concluyendo en abril, misma que marcará la pauta en la atracción de inversión extranjera directa a nuestro país con el consecuente impacto en el tipo de cambio y las exportaciones en caso de ser cancelado.

En relación con las elecciones en México, un triunfo del PAN o del PRI mandará un mensaje a los mercados de continuidad en la actual política económica, que a pesar de los pobres resultados obtenidos a la fecha para la población en general, no impactará sustancialmente las variables macroeconómicas del país.

Sin embargo, un triunfo de Morena generaría cuando menos a corto plazo un alto escenario de volatilidad que seguramente estará impactando los mercados financieros, y por consecuencia al tipo de cambio, el flujo de inversiones y el crecimiento económico.

En cuanto a las tasas de interés, EU trae una economía fuerte, sigue generando empleos y por consecuencia tiene fuertes presiones inflacionarias. En consecuencia, la FED seguirá subiendo su tasa de interés durante el 2018, seguramente durante junio, septiembre y diciembre.

En consecuencia, y tal como lo ha hecho durante los últimos dos años donde elevó la tasa de interés del 3.20% al 7.5%, Banxico se verá obligado a hacer lo mismo, con el consecuente impacto en el costo de los créditos, mismos que han frenado al sector construcción, automotriz y comercio en general, poniendo en serios aprietos al mercado interno.

Finalmente y debido al bajo crecimiento mundial, el precio de las materias primas seguirá deprimido generando poca presión inflacionaria del exterior, con la gran incógnita del precio del petróleo por las presiones geopolíticas en Medio Oriente, aunque un incremento en el precio del mismo pudiera beneficiar a México en el corto plazo.

Las variables son muchas, por lo que una vez más los mexicanos tenemos que seguir ajustando nuestras velas, enfocándonos en nuestro propio ecosistema e identificando nuevas oportunidades.

Lo hemos hecho anteriormente y tenemos la fuerza y entereza para seguir haciéndolo.

* El autor es presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Estado.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.