COLUMNAS
EL ARTE DE LA GUERRA
VACIO POLICIAL

“La seguridad de los pueblos a mi mando es el más sagrado de los deberes”

José de San Martin

El reciente rechazo de la Cámara de Diputados a la propuesta de mando mixto policial, deja a nuestro país en un vacío policial en el peor momento de inseguridad de nuestra historia moderna.

Simultáneamente, con la posible aprobación por parte del Senado a la ley de seguridad interior, pareciera que el estado cede el manejo de la seguridad pública a las fuerzas armadas.

Recordando que al final de su sexenio, Felipe Calderón presentó una propuesta de mando único policial, misma que fue refrendada ante el Senado de la Republica por Enrique Peña Nieto.

La propuesta solicitaba retirar la responsabilidad de la seguridad pública de los municipios, haciéndola exclusiva del gobierno federal y los estados, dejando a los ayuntamientos solo con programas de prevención del delito.

Recordando de igual manera, que en base a un compromiso de campaña, durante 2013 el Presidente Peña creo la Gendarmería Nacional, en un intento adicional de generar una policía única, asignándole presupuestos sin precedentes.

La propuesta de mando único de ambos presidentes fue desechada por el Senado, y desafortunadamente la Gendarmería no ha dado los resultados esperados.

Alternativamente, los diputados del PAN presentaron una propuesta de mando mixto policial, misma que dejaba la responsabilidad de la seguridad en los municipios, coordinados con las fuerzas federales y estatales, facultando a estos últimos a intervenir y ejercer la seguridad publica en el caso de que las policías municipales fallaran.

Bajo este esquema, la función policial quedaría temporalmente bajo la responsabilidad de las fuerzas estatales o federales hasta que la policía municipal recuperara su capacidad de acción.

Igualmente, la evaluación de las policías municipales, incluyendo la homologación de parámetros de reclutamiento, salarios, capacitación, carrera policial, y parámetros de desempeño de todas las policías del país, quedarían bajo la responsabilidad de un Sistema Nacional de Seguridad Publica conformado por un Secretariado Ejecutivo y un Consejo Consultivo Ciudadano.

Como se mencionó anteriormente, esta iniciativa fue rechazada por la Cámara de Diputados.

Finalmente, la casi aprobada Ley de Seguridad Interior otorga a las fuerzas armadas el marco legal para actuar como policía civil, algo que habían venido haciendo durante los últimos diez años ante la incapacidad de las policías civiles para combatir el crimen organizado.

En este tema, existen fuertes cuestionamientos de algunos sectores de la sociedad sobre la conveniencia de dejar a las fuerzas armadas permanentemente en las calles.

Quien esto escribe, aplaude y agradece los resultados y el desempeño que nuestras fuerzas armadas han logrado en el combate a la inseguridad en nuestro país.

Sin embargo, es de suma importancia se trabaje en el fortalecimiento de todas las policías civiles del país, impulsando normatividad que incluya métricas de desempeño, presupuestos y capacitación, prevaleciendo el respeto irrestricto a los derechos humanos, y asegurándose la temporalidad de nuestras fuerzas armadas en las calles.

Se necesita la conformación de una nueva ley en materia policiaca que asegure la correcta implementación de un nuevo plan de seguridad, con una estrategia integral y un enfoque sistemático que incluya jueces, fiscales y policías, y la participación de todos los sectores de la sociedad.

* El autor es Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Publica del Estado.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.