COLUMNAS
CASILLERO
¿Qué es peor: dedazo o auto dedazo?

“El oro hace soberbios, y la soberbia, necios.”

Refrán

Es evidente que en materia política-electoral, nos hace falta mucha madurez, pues seguimos padeciendo los viejos vicios del pasado y en lugar de que tuviéramos varios precandidatos de los distintos partidos políticos que presentaran sus plataformas políticas a fin de que el “ciudadano de a pié”, las pudiera contrastar y elegir por la mejor para México, seguimos designando a los abanderados partidistas no por la vía del consenso sino por la decisión de un gran elector en el caso del PRI, pero peor aún, como en el caso del PAN y MORENA, en donde ese gran elector decide que el mismo es único e irrepetible ser humano dotado de la inteligencia y carisma necesarias para guiar a este país al triunfo y por lo tanto no hay nadie mejor que ellos.

Enrique Krauze bautizó de manera magistral a López Obrador, dueño de MORENA, como el “Mesías Tropical” y algo similar pudiera decirse de Ricardo Anaya, quien se siente propietario del PAN y por lo tanto nadie más que el deberá pelearle su candidatura pues Anaya es el único que puede llevar a México a buen puerto. Ambos practican el autodedazo.

En el caso del PRI, a pesar de que se utilizó el viejo y criticado dedazo, por lo menos se hizo un análisis de quienes serían los mejores candidatos para hacer que el PRI reviviera del coma inducido en que lo tienen los Moreiras, los Duartes y toda la suerte de hampones que en los últimos años han robado a manos llenas y sin recato alguno. Frente a ese terrible escenario de corrupción galopante, el Presidente Peña Nieto, ha optado por dejar de lado a los viejos políticos como Osorio Chong, que a los ojos de los votantes representan más de lo mismo y decidió abrir su partido a personas que sin ser priistas, tienen credenciales de clara honestidad, como José Antonio Meade. Es de llamar la atención que no pensó en su amigo Videgaray, el cual ha sufrido múltiples raspones políticos que pondrían en serios aprietos al PRI.

Nada está dicho todavía, sin embargo, los 3 principales grupos políticos están mostrando sus cartas y salvo que ocurra un milagro en el PAN-PRD-MC, ese frente partidista tendrá como candidato a Anaya, el sujeto que dividió al PAN, que obligó a Margarita Zavala a dejar una militancia de más de 30 años y que probablemente hará que Miguel Ángel Mancera tome distancia de ellos, haciendo más difícil su triunfo.

El que pareciera disfrutar todas estas desavenencias es López Obrador que ahora hasta ofrece indultar narcotraficantes y sigue recogiendo cadáveres políticos caídos en las guerras intestinas y que ve a José Antonio Meade como el único capaz de hacerle sombra en campaña, a pesar de haber sido designado por el viejo dedazo.

Por eso pregunto, que es peor, ¿el dedazo o el autodedazo?

* El Autor es asesor empresarial en cabildeo.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.