COLUMNAS
EDUARDO RUIZ-HEALY
A 16 años del 9/11

La mañana del 11 de septiembre de 2001 conducía mi programa matutino en Grupo Fórmula cuando me avisaron que un avión se había estrellado contra el World Trade Center (WTC). Al principio supuse que se trataba del WTC que se ubica sobre la Avenida Insurgentes Sur, en la Ciudad de México. Después de todo, ese edificio estaba entonces más cerca de lo que está hoy de la ruta de aterrizaje de los aviones que vuelan hacia el Aeropuerto Internacional.

Así lo comenté al aire cuando se me informó que se trataba del WTC de Nueva York. De inmediato lo aclaré y a partir de ese momento narré lo que sucedía con base en la información difundida por las agencias noticiosas y las imágenes que se trasmitían desde Nueva York.

Habían transcurrido menos de 10 minutos cuando Víctor Sánchez Baños, que entonces colaboraba en mi programa, gritó que en CNN se veía como otro avión se estrellaba contra el WTC. Al principio pensé que se trataba de una repetición del primer avionazo, pero no, otro avión se había impactado contra el WTC.

Si después del primer avionazo podía suponerse que se trataba de un accidente, después del segundo ya no había duda alguna: Estados Unidos acababa de ser el blanco de un ataque terrorista.

Media hora después del segundo ataque un tercer avión se lanzó contra el Pentágono, en Arlington, Virginia, que es la sede de la Secretaría de la Defensa estadounidense.

Un minuto antes de las 9:00 horas (Centro) se desplomó la Torre Sur del WTC y a las 9:28 cayó la Torre Norte.

Entre la caída de ambas torres nos enteramos de que un cuarto avión había caído en un campo agrícola cerca de Shanksville, Pennsylvania. Después se nos diría que los que lo secuestraron pretendían dirigirlo contra el Capitolo, en Washington, DC, sede del poder legislativo de Estados Unidos, y que los terroristas lo estrellaron al ver que los pasajeros pretendían retomar el control de la aeronave.

Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 causaron la muerte de 2,996 personas, incluidos los 19 terroristas que se apoderaron de los cuatro aviones, y cambiaron el mundo como es día no podíamos imaginar que lo harían.

Desde el 9/11 a la fecha varias organizaciones terroristas se volvieron trasnacionales; Estados Unidos y sus aliados se involucraron en varias guerras que no acabaron con los terroristas, sino que promovieron la aparición de nuevas organizaciones, como el Estado Islámico; 337 ataques terroristas en países europeos han matado a 2,342 personas y herido a otras 8,289 (de acuerdo con www.thereligionofpeace.com).

Después del 9/11 hay la percepción generalizada de que vivimos en un mundo más inseguro e inestable y que poco puede hacerse a corto plazo para remediar la situación.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

* El autor es periodista de radio y televisión.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.