COLUMNAS
ÁGUILAS Y SERPIENTES
La justicia norteamericana

Recuerdo que hace muchos años, un cuñado de Luis Echeverría, ex presidente que nos “quemó” las guayaberas a todos los que las usamos, fue señalado por la DEA por un supuesto nexo con el narcotráfico. El señor Rubén Zuno rentó una de sus casas en Jalisco a una persona que resultó ser Rafael Caro Quintero y en ese domicilio fue en donde asesinaron al agente de la agencia antidrogas norteamericana, DEA por sus siglas en inglés, Enrique “Kike” Camarena (poco se habló de qué hacían agentes norteamericanos en suelo mexicano y siguen estando, y todos sabemos porqué). El señor arrendador fue aprehendido en Estados Unidos, le hicieron un juicio casi sumario y lo condenaron a cadena perpetua. Todo esto fue en 1989. Años después se comprobó que un testigo de la fiscalía había sido puesto y pagado; pero ni así, la justicia norteamericana dio un paso atrás. El acusado se quedó en la cárcel 23 años y murió ahí.

Y así ha habido otras acusaciones de las autoridades norteamericanas, quienes sueltan listas y nombres, con sus sospechas, siempre señalando extranjeros, no americanos (¿ha sabido, usted, alguna vez, que publiquen una red de “lavadores” norteamericanos? Yo no). Es verdad, la mayoría son verdaderas y sí traen investigaciones atrás. El asunto grave es cómo manejan algunos casos y la negativa de rectificar, si acaso hay dudas.

En diciembre pasado sacaron otra lista en la que involucraron a un regidor y unos empresarios de Tijuana. A unos los conozco y, por lo mucho o poco que sé de ellos, no me da la impresión de que sean parte de una organización criminal. Por lo menos, no hago escarnio del pesar ajeno. Hoy están defendiéndose y a ver qué pasa. Si son culpables, pagarán. Pero si no lo son, los tendrán que reivindicar, aunque un daño así es difícil de salvar.

Y en esta semana que termina, el gobierno estadounidense sacó otra lista involucrando en asuntos de lavado de dinero a un famoso cantante y a un extraordinario deportista. Al cantante lo conozco poco, pero del futbolista sé que es un hombre que lleva 20 años siendo el símbolo y capitán de nuestra Selección Nacional de futbol, campeón de muchos torneos en México y Europa. Atleta disciplinado. No los conozco personalmente, pero con el respeto que me merecen esas famosas listas acusatorias, espero que no pase de un malentendido. Igual, si resultan culpables, que sean juzgados y sentenciados. Si no lo son, también igual, el daño está hecho y, en este caso particular, creo que a todo México.

¿Porqué siempre tienen que ser los vecinos del Norte los que “descubren” actos supuestamente ilícitos? Por el bien de México y de los involucrados que sean inocentes, ojalá y estos asuntos se resuelvan satisfactoria y justamente. Para los que resulten culpables, pues ni hablar.

* El autor es consultor de negocios y presidente de Tijuana en

Movimiento.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.