COLUMNAS
MIRADOR
MIRADOR

El afortunado viajero llega a Lagos de Moreno, Jalisco, alta ciudad entre las de los Altos.

Encuentra ahí dos amadas sombras. La primera es la de un boticario soñador, Francisco González León. Oyó sonar las campanas de la tarde y escribió versos que luego resonaron en la poesía de Ramón López Velarde.

La otra sombra es la del padre Agustín Rivera. Fue cura liberal cuando todo el clero era conservador. Le gustaba andar en dimes y diretes, en polémicas desaforadas contra falsos gigantes que ni siquiera eran molinos, sino puro viento.

En la hermosa parroquia, en la recoleta rinconada que los laguenses conservan con amor, el viajero percibe el alma de esa noble ciudad de hermoso cuerpo y espíritu elevado habitada por mujeres cristianas y por hombres cristeros. Cuando al amanecer sale de Lagos el viajero siente que ha bebido agua clara en limpia fuente mexicana.

¡Hasta mañana!...

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.