FRONTERA.INFO - CASILLERO
COLUMNAS
CASILLERO
Programa de aprendices

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.”

Confucio

Según la última Encuesta Nacional de Educación y Empleo elaborada por el INEGI en el 2015, existen 3,9 millones de personas que por alguna razón no estudian ni trabajan y que le cuestan a México 194.090 millones de pesos anuales (equivalente al 0,9% del Producto Interno Bruto), según un reporte de la OCDE publicado en enero de este año.

En tal virtud, el futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pretende llevar a cabo un programa que le han denominado “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que busca llegar a 2 millones 600 mil jóvenes, para que se capaciten para el trabajo en empresas, negocios y talleres.

La intención es que estos jóvenes sean contratados como aprendices, para que laboren en las empresas. El gobierno por su parte, les va a pagar un sueldo o beca por la cantidad de 3,600 pesos mensuales. A través del Consejo Coordinador Empresarial, se va a crear una estructura de tutores, que serán los encargados de la formación de los muchachos.

Se trata de un programa muy ambicioso en el cual el futuro gobierno planea invertir 110 mil millones de pesos que, aunados a un incremento en las pensiones para adultos mayores, suman 150 mil millones de pesos que se incluirán ya en el presupuesto para el 2019 que todavía le tocará elaborar al gobierno de Peña Nieto, pero que le corresponderá ejercer al de López Obrador.

“Jóvenes construyendo el Futuro”, es un programa que busca que la empresa pueda ir introduciendo al mundo laboral al joven, pues lamentablemente muchos de ellos no tienen trabajo porque les piden experiencia y no tienen esa experiencia porque no les dan empleo.

El gobierno de López Obrador menciona que este programa busca inhibir la participación de jóvenes en la violencia y reducir la desigualdad en el sector juvenil. En su campaña, AMLO uso la frase: “becarios sí, sicarios no”.

En la Edad Media existían los famosos gremios que eran las asociaciones de artesanos y comerciantes que buscaban profesionalizar a sus trabajadores y al mismo tiempo generar escuela entre los jóvenes que entraban a trabajar. En el gremio existían: aprendices, oficiales y maestros, con compromisos de capacitación similares a los que pretende implementar el nuevo gobierno.

La idea es excelente, el costo muy alto, sin embargo, vale la pena apoyar para que se logre, pues de suyo puede ser la alternativa para que muchos “ninis” puedan encontrar una solución al desempleo que los tiene al borde de caer en vicios o incorporándose a la economía informal que no paga impuestos o peor aún, alistándose para formar parte de los grupos delictivos en donde son bien recibidos nuestros jóvenes que deseosos de obtener dinero fácil, venden sus principios al crimen organizado.

Démosle pues un voto de confianza a este proyecto, pero cuidando su transparencia y la correcta aplicación de los recursos públicos que se destinaran para el efecto, pues esa siempre ha sido la falla

* El autor es asesor empresarial en cabildeo.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.