FRONTERA.INFO - DIÁLOGO EMPRESARIAL
COLUMNAS
DIÁLOGO EMPRESARIAL
Nos urge una nueva garita

Los empresarios de ambos lados de la frontera tenemos claro que la puesta en marcha de la tercera garita conocida como Otay II es ya impostergable y ha adquirido carácter urgente. En una mega-región como la nuestra con una economía binacional en donde millones de dólares cruzan todos los días de un país a otro, es inconcebible operar únicamente con dos puertas de entrada. Ya no es práctico ni funcional, pues nuestros cruces fronterizos de San Ysidro y Otay hace tiempo que están rebasados. Otay II debió entrar en funciones hace años y a estas alturas, nuestra agenda debería estar concentrada en proyectar una cuarta garita regional.

Los estudios de factibilidad, desarrollo de programas y diseño para Otay II fueron concluidos desde 2009 y del lado estadounidense la vialidad ya está casi totalmente adaptada a la nueva garita.

De acuerdo con el Departamento de Transporte de California (Caltrans), la autopista que conectará Otay II hacia los Freeways 905 y 125, se encuentra por concluir y se estima que podría empezar a ser utilizada a finales del 2018 o principios del 2019.

Poner en marcha la tercera garita representará un importante desahogo de tráfico para los dos puertos fronterizos existentes actualmente en donde cada año se concretan más de 50 millones de cruces.

Queremos creer que Otay II podrá concretarse más temprano que tarde y asumimos que si los plazos se definen desde ahora y se condiciona al nuevo Gobierno federal mexicano que entrará en funciones el próximo 1 de diciembre a que cumpla el compromiso y respete los acuerdos, podremos tener esta garita en funcionamiento antes de tres años. Si bien este tercer puerto será de gran ayuda, lo cierto es que ya no será suficiente.

A estas alturas deberíamos poner manos a la obra en la concepción del proyecto de una cuarta garita para la región y evaluar formalmente dos nuevas alternativas de cruce fronterizo para que puedan ser colocadas dentro de la agenda binacional. Creemos que estos proyectos deben ser ya evaluados y siendo muy optimistas, poder concretar uno de ellos durante el próximo sexenio.

El primero es el de la Garita Cañón Moctezuma, o Cañón del Matadero, estudiada por la contraparte estadounidense a través de Sandag, la cual permitiría la salida de los vehículos provenientes de Ensenada, Rosarito y Playas de Tijuana, que podrían conectar directamente con la zona de Imperial Beach o el Freeway 5.

Otra alternativa que planteamos, es la Garita Jacumba- Jacumé, en Tecate, que podría ser creada en esquema mixto y permitiría canalizar el transporte de carga que se dirige al Este de California aprovechando la carretera de cuota y la carretera libre que colindan con el Freeway 8.

Creemos que es tiempo de que la Ciudad de México y Washington tomen de manera oficial estos proyectos y los suban formalmente a la agenda diplomática binacional

Tomando en cuenta que seguimos siendo la frontera más cruzada del mundo y la que mayor movimiento comercial tiene, contar con cuatro garitas sería apenas suficiente para poder desahogar en forma dinámica los miles de cruces fronterizos que a diario se efectúan en esta región

Independientemente de quién gane las elecciones, el nuevo Gobierno deberá marcar el tema de los cruces fronterizos como una prioridad en su agenda y definir plazos por el bien de la economía del país. No es un capricho; es una urgencia.

El autor es presidente del Consejo Coordinador Empresarial Tijuana.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.