FRONTERA.INFO - POSTIGO
COLUMNAS
POSTIGO
Mismos e iguales

Estrafalaria e insólita se antoja la “ruptura” dispuesta por los caporales del Partido Acción Nacional (PAN) en relación con la histórica, utilitaria y ladina complicidad que hoy y siempre conservan con el PRI. Histéricos de suyo, los conocidos fayuqueros del sistema político se sienten agraviados por un gobierno federal “irrespetuoso, autoritario y dictatorial” empleador de los instrumentos del Estado en contra de su candidato presidencial, por tanto, desafían, no habrá ninguna interlocución con el gobierno hasta “restablecer condiciones de respeto a la democracia”. Cosa absurda de consentir pero no de transar entre el régimen tricolor y sus confabulados azules.

Colocados en aquella disyuntiva los panistas demócratas de popote encontraron en el membrete aliado al Sr. Anaya, el Partido Movimiento Ciudadano, un doblar de campanas a causa del duelo y luto que les provocó haber roto el placentero enchufe que los conectaba con Los Pinos aunque, siendo francos, graciosamente rompen con un Peña Nieto excesivamente apaleado, agrietado por todos los costados por tratarse de un gobierno lacra, incapaz, omiso y cegador de cientos de vidas a quien panistas, perredistas y congregación de Dante Delgado por rutina han servido de choferes al gobierno mientras, este finge no ver como dichos mercaderes hurgan en el morral de las sazonadas mazorcas.

Porque salvo mejor prueba, los mudos que ahora se desgañitan en patrocinio de su candidato nunca antes dejaron de apapachar, sacaron la lengua o le pusieron cara de enfado al PRIgobierno por lo de Ayotzinapa, gasolinazo, mezquindad salarial, actos vende patrias, alza de la pobreza o progresiva desigualdad social, al reverso, el exitoso vendedor de bodegas aparte de traicionar a los suyos se congratuló engrandeciendo, derrochando una cantaleta por demás sumisa como rastrera hacia el aburrido Sr. Meade entonces secretario de un gobierno, ¡ahora sí,! “autoritario y dictatorial”.

Sobra señalar que si el gesto panista de negar el habla al gobierno en casi nada enternece a la suprema mafia del poder, el teatro y maromas proyectadas por los aliados (PRD-MC) llanamente –como dijera el granuja Carlos Salinas– ni los oyen ni los ven por mas sesudas razones que los reveladores de la piedra filosofal (analistas, comentaristas y escribanos) persistan en pregonar el faccioso y abominable autoritarismo que, a como dé lugar, quiere sacar de la jugada comicial al “íntegro y talentoso” Anaya.

Largo, escabroso y alejado se visualiza el crucero que separa la ficción política de la realidad social y económica imperante. Un extendido espectro controlado por antiguos, renovados y recientes intereses capitalistas los cuales no pueden, deben ni quieren un carajo ver restringido su gran paraíso burgués: El aplausómetro activado por los “banqueros mexicanos” a salud de Meade y Anaya en reciente encerrona acapulqueña, hablan del apego que los poderosos sienten y prodigan a hacia el par de mansos cachorros, ello, para no aludir a otras poderosas sectas empresariales y explotadoras que unidas hablan del rumbo exacto que desean para la mayoría de los mexicanos.

Afortunadamente el horno no está para bollos...

* El autor es diplomado en Periodismo por la UABC.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.